viernes, 4 de octubre de 2013

Piedra libre para Baseotto

“Los que escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar”.












¿Recuerdan la frase? Bueno, es de la Biblia, pero la escribió en 2005 Su Flatulencia Reverendísima Monseñor Antonio Juan Baseotto, Obispo Castrense en ese momento, recriminando al Ministro de Salud de la Nación Dr. Ginés González García por el proyecto gubernamental de instituir un programa de educación sexual que incluía la libre distribución de profilácticos y anticonceptivos.
El Presidente Néstor Kirschner le dio el inmediato raje según correspondía ante semejante exabrupto que sugería fuera de toda duda la licitud de tal tipo de castigo a quien se opusiera a los dictados de la Santa Madre Iglesia o a la interpretación libre de tales dictados, como por ejemplo lo hicieran hasta poco antes los señores milicos a los que Su Flatulencia Reverendísima prestaba auxilio espiritual -que le dicen- y contara con el asentimiento por acción u omisión por parte de los emisarios del Señor (entre ellos uno que ahora está de moda, se recibió de bueno y es Capo di tutti i Capi)
El raje se concretó por decreto 220/2005, dejando sin efecto el acuerdo con el Estado Vaticano para su nombramiento.
El Estado Vaticano, como corresponde a tan noble Estado se pasó por las bolas la decisión soberana del Estado Argentino y lo siguió reconociendo como Obispo Castrense hasta que el quia solicitó el retiro en el año 2007.
En el interín nuestra inefable Jueza Servini que Cubría desestimó la denuncia de nuestro gobierno por la comisión del delito que configuraban las aseveraciones de Baseotto ¡La pucha con la Justicia cooptada por el Kirschnerismo!
Pero para completar el agravio, resulta que el mencionado inició una demanda contra el Estado Argentino para que se le reconociera la jubilación correspondiente a los Obispos que cesen en su cargo de esforzados servicios por enfermedad o por haber cumplido la edad de 75 pirulos durante su ejercicio. Este beneficio les es reconocido a esos santos varones por Ley 21540 y consiste en un emolumento equivalente al sueldo de Juez de primera instancia con el adicional por permanencia y 30 años de antigüedad (estas últimas características según lo establecido por el compañerísimo Duhalde por decreto 1216/2003).
Aclaremos que el señor cura no quedaría librado a la beneficencia de los fieles en ningún caso, pues a todos los curas les corresponde un retiro pagado por el Estado Argentino a partir de los 65 años equivalente a la jubilación mínima según lo establece la ley 22430 del muy piadoso Videla.
Pero al piadoso Baseotto eso le resulta poco indudablemente para su recoleta y cristiana existencia y en consecuencia aspira al otro retiro, que según mis cálculos equivale a unos 40.000 pesos mensuales ¡Puta que podrá comprar hostias, me cago en la hostia! (diría un gallego).
Bueno. Nada de esto sería tan grave. Por sus obras los conoceréis, diría el Señor. ¡Lo grave es que el 12 de este mes el Juzgado 9 de Seguridad Social le reconoció razón y ordena que se le pague la jubileta de Obispo Castrense! ¡Recontrapucha con la justicia cooptada por el Kirschnerismo, diría Stolbizer o tantos otros!
Lo verdaderamente sorprendente es la fundamentación de tal medida por los señores jueces, cuyos nombres doy para que no se los olvide y se les envíen saludos a sus mamás:
JUAN CARLOS POCLAVA LAFUENTE JUEZ DE CÁMARA
LUIS RENE HERRERO JUEZ DE CAMARA
Y es sorprendente porque:
1-El santo varón dejó de ser Obispo Castrense 2 años antes de su retiro, con lo que la ley no lo reconoce como apto para el beneficio.
2-El nombramiento debe hacerse mediante previo acuerdo entre La Nación Argentina y la Santa Sede (que le dicen) y así se hizo en su momento
3- La destitución del santo varón se hizo dejando sin efecto el acuerdo antes referido.
4- Los señores jueces dictaminan “El Poder Ejecutivo Nacional, carecía de facultades unilaterales para disponer la remoción del Sr. Obispo Castrense, Monseñor Antonio Juan Baseotto, por tratarse de un acto jurídico complejo que necesariamente hubiera requerido un estudio o acuerdo previo con la Santa Sede
Resumiendo: Sostienen que si bien el cargo requiere el acuerdo de las partes y tal acuerdo se efectivizó para el nombramiento, el desacuerdo para su continuidad por el estado Argentino no tiene validez ¡porque no hubo un acuerdo de partes para el desacuerdo de una de ellas, que para peor es la que resulta injuriada si no se obedece su desacuerdo!
Baseotto, gracias a Dios y a la ¿Justicia? Gozará de un retiro jugoso, que le permitirá por suerte comprar muchas piedras de molino si así lo desea para atar al cuello de los que él designe.

Será injusticia


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios da pan a quien tiene dientes postizos, y el pan lo compra el Estado.

ram dijo...

Por las dudas, no pregunte si hay "retroactividad" a cobrar, que le da un soponcio, le da....

68 y contando dijo...

Ram: Lo terrible es que sí hay retroactividad; el fallo lo establece, mejor no hagamos la cuenta.
Según la definición de Anónimo, el Estado (o sea nosotros) deberá proveer toneladas de pan al santo varón

smaffeis dijo...

Es interesante ver como el gobierno se hace del poder y aparta a los que no le son provechosos. Vincular una cita biblica con la dictadura es muy lamentable

68 y contando dijo...

smaffeis:Sospecho que no entiendes un pomo.Entre otras cosas el Estado detenta el poder, su poder le es conferido por los electores (no en el Estado Vaticano, que es una monarquía, pero sí en la sociedad civil democrática)y si no apartara a quienes "no le son provechosos" renegaría de su función Y el que usó la cita y fué complaciente con los integrantes de la dictadura fué Basseotto. El señor sea contigo

smaffeis dijo...

La capellania se ejerce sobre acuerdos preexistentes entre la Santa Sede y el Estado Argentno, ambos deben acordar sus decisiones, el gobierno no respeta los acuerdos por ende no respeta al pueblo, no hay otra forma mas clara de explicar el totalitarismo

68 y contando dijo...

smaffeis: Entiendo que defiendas las prerrogativas de un ESTADO EXTRANJERO.Pero te sugiero entonces pedir la ciudadanía Vaticana. Yo como votante de este Totalitarismo así te lo impreco ¡En nombre de Satanás te lo ordeno, vete a cagar a los yuyos! Amén.

smaffeis dijo...

Apartar y humillar a los que piensan distinto se han convertido una practica sistematica

68 y contando dijo...

Bienaventurado smaffeis: Tu Santa Madre Iglesia solía quemar vivos y/o torturar y mutilar a los que pensaban distinto, en una práctica sistemática.
La dictadura que la Santa Madre apañó (y vos también, no lo dudo) hacía exactamente lo mismo, por eso Papa Francisco (en aquel entonces Bergoglito, ex Guardia de Hierro) y Adolf Basseotto tanto la cubrieron y consolaron.
Nosotros solo os mandamos a cagar a los yuyos ¡Vete ya a tal menester, me cago en la hostia!Que el Señor te acompañe

smaffeis dijo...

Justificar los errores de hoy con los errores del pasado no conduce a nada mas que al mismo error