viernes, 23 de marzo de 2012

De Objetores de Conciencia


Supongamos

Supongamos que un coso ingresa al Colegio Militar. Y supongamos que el coso se recibe de Milico oficial.
Así que el coso vegeta a partir de ese día tomando mate en la guardia o atosigando a los soldados rasos a los que le hace cortar el pasto con tijeras comunes (y no se rían, cosas como ésto hacían en la lejana época en que yo hice la colimba).
Pero claro, hace eso porque este país está en paz y no hay cosa mas al pedo que un milico en tiempo de paz (bueno, ahora, porque en una época estaban atareadísimos matando connacionales o laburando de presidentes, gobernadores y que sé yo cuantas cosas más)
Y supongamos que un día entramos en guerra con otro país. Digámos que Inglaterra. No se me asusten ni se me cabreen. Es una suposición nomás de la suposición del coso que estamos estructurando.
Así que el coso va al frente, y como es Milico recién horneado (digamos un subteniente) le ordenan entrar en acción.
Y claro, el coso aprendió durante digamos siete años, diferentes técnicas de despanzurre.
Se le enseñó a matar con bayoneta, fusil, ametralladora, mortero, lanzacohetes y hasta a mano, artesanalmente digamos. Y el coso pasó satisfactoriamente todas las materias, como ser Amasijo I, Amasijo II, etc.
Así que ahora un superior, bien atrincherado a no menos de un kilómetro del lugar de batalla, le ordena que haga pelota al grupo que los enfrenta y que no deje uno con vida utilizando las diferentes técnicas adquiridas.
Y entonces el coso dice "Sí mi superior, no mi superior, soy Objetor de Conciencia" Eso sí, cuadrándose y haciendo la venia profesionalmente.
Y entonces el Superior le dice "pero usted, subteniente coso ¿se anotó en la lista de objetores de conciencia? Dejeme ver" y al encontrarlo en el listado de objetores de conciencia verifica que en efecto en la columna "enemigos contra los que no acepta luchar porque son unos tipos macanudos" dice "Inglaterra". Así que que no hay tutía, lo asiste el derecho y el derecho es el derecho.
Entonces le dice "descanse subteniente (como si un milico hiciera algo diferente alguna vez, pero bueno, ellos hablan así) tiene razón; vaya nomás y traigame una tortas fritas del pueblo"
Claro; ustedes dirán "eso que planteás es cosa de loco, es una aberración, el tipo se preparó para eso, es su profesión, no puede él decidir si o no sobre lo que está legalmente establecido, y forma parte de su profesión le guste o no y que es preexistente a su educación en el ramo y que le fué enseñado y de lo cual no puede alegar desconocimiento". Ojo, dijimos legalmente establecido, no incluye matar connacionales que no les gustan a los jefes y a socios, sus amigos y parientes poderosos.
Y reforzando su señalamiento de mi incongruencia ustedes me dirán " porque si no está dispuesto a hacer aquello para lo que fué preparado con arreglo a lo legalmente establecido, si tiene prevenciones -de cualquier órden que aquellas sean- que le impiden ejecutar lo propio de su profesión, entonces hubiera estudiado Escribanía o hubiera hecho un curso de Origami, que se yo"
Y ahí es cuando yo diré triunfalmente "¡ Ahí quería ir! Claro que sí, claro que sería estúpido permitir la objeción de conciencia en un aspecto de la profesión que forma parte natural y legal de la misma y que es preexistente al momento de que el coso cursara y se recibiera y no puede ignorar tal cosa!
¿Y me pueden decir porqué miércoles ( y no es por el día) los señores médicos, o para ser justo un pilón de señores médicos (la mayoría) sí pueden negarse a hacer todo aquello que consideran impropio y se declaran "objetores de conciencia" y se niegan a efectuar abortos terapéuticos o por violaciones, a colocar D.I.U. o efectuar ligaduras de trompas? ¿Y esto a pesar de que se trata de acciones cuya legalidad y en consecuencia obligatoriedad profesional no pueden desconocer?.
¿Y porqué sus superiores, como el Superior tonto del milico coso, les dicen "ah, bueno, vaya tranquilo coso médico, la objeción de conciencia es sagrada, ya veremos que hacemos, igual no calienta porque en general son negritas o pobres en general, sus problemas no pueden equipararse a su doctoral conciencia doc"?
Y entonces yo digo: cosos doctores, preclaras personas de eminente conciencia, que les parece si siguen las costumbres de los milicos?
Porque a diferencia de mi cuento del coso milico, en la realidad los milicos (que son todos profundamente creyentes y compasivos como los señores doctores) saben bien que ni en pedo les aceptarían alegar objeción de conciencia, así que van, revientan bien reventados a los del ejército enemigo Inglés (no se me rían, es para seguir la hilación del relato) y luego van a misa, se confesan (es cuestión de andar bien con el cura y les perdona lo que sea), lloran si así les parece y luego chapan el Fal y siguen reventando ejércitos enemigos.
Porque en la cruda realidad, si el coso militar alegara una aberración tal como objeción de conciencia y (si se salvara de un inmediato fusilamiento) poco tiempo después sería un civil desocupado estudiando Escribanía u Origami.
¿Se puede saber cuando en el total de nuestras federalísimas provincias despedirán a los señores doctores objetores sin derecho a indemnización como corresponde?
O dicho de otra manera:
¿Cuándo los mandarán a aprender Origami?

PD: ¡Y mirá que se los dije...!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Son tantos los aspectos en que se manifiesta la hipocresía ... El ex-general Videla chupaba (y seguramente seguirá chupando) ostias benditas todos los domingos. Las señoras de clase media ó más arriba realizan abortos debidamente asistidas cuando la ocasión lo amerita. Es decir, siempre y cuando hagas lo que es politicamente correcto y aceptado, después podés violar bebés bajo cuerda repartiendo tu diezmo y nadie dirá nada. Y seguirás siendo aceptado por esa sociedad, falsa y corrupta.
Es tanto lo que hay que transparentar y mostrar, tantos los ídolos que hay que voltear a cascotazos que yo seguramente no veré a esos "cosos médicos" ó "cosos jueces" ó "cosos políticos" dedicarse a cualquier cosa en lugar de seguir ofendiendo al género humano.

Saludos
Tilo, 70 años

profemarcos dijo...

La objeción de conciencia de los médicos, tan utilizada en el ámbito de los hospitales públicos, desaparece rápidamente en los consultorios particulares, generalmente ante la vista de una cuantas "cara de Roca" o de "Washington"...

Anónimo dijo...

La objeciòn de conciencia tiene tambièn una salida còmoda "no me meto en problemas", el ministerio tendrìa que salir a dar charlas y explicaciones que den seguridad a los mèdicos(si le interesa el tema). Me parece que en algunas ciudades no habrà tantos, pero sì en provincias donde la educaciòn religiosa gana la batalla, que seguimos perdiendo (entiendo que los futuros mèdicos en su mayorìa seràn egresados de escuelas catòlicas subsidiadas). Lola

ram dijo...

Bueno, su fantasía es bastante real, ya hubo un milico objetor de conciencia, no sé si lo ubica, un tal astiz; un intrépido mata-monjas que no pudo combatir contra, justo su ejemplo, Inglaterra. Y mire que lo provocaron, eh, le hicieron moco un submarino en las narices, lo cascotearon de lo lindo y nada; ni un tiro, che. Un modelo de objetor de conciencia.
Lástima que la señora madre de este hijo de mil putas no lo terminara en un balde, digo, antes de regalarnos su ejemplar vida. Problema de conciencia, seguro.

68 y contando dijo...

A todos: Gracias por sus comentarios.
Siempre me aportan algo nuevo o me refuerzan lo que creo.
Saludos