miércoles, 20 de enero de 2010

La maldita minería (VIII)

Pasamos a desarrollar aspectos de la gran minería que son objeto de críticas, habiendo dado vuelta la hoja de los argumentos ecológicos (en caso de interés consultar las entradas I a VII sobre el punto). Los aspectos ecológicos, y solo en caso de que se tratara de daños irreversibles, constituyen los únicos que justificarían la pretensión de cerrar las explotaciones actuales y prohibirlas en el futuro (que de eso se trata la actividad de los "No a la minería"). Hemos mostrado que, concientes o no, sus argumentos son totalmente aplicables a la minería subterránea, a la mediana y a la pequeña, por lo que, quieránlo o no, se oponen a toda la minería, absurdo que no requiere oponerle argumento alguno por su despropósito. Los argumentos restantes no pueden validar ya la oposición a la existencia actual o futura de minas. Parten necesariamente de que la minería es una actividad viable, y entonces solo resta definir si las condiciones que se le fijan y las modalidades en que se desarrolla el negocio minero son las mejores o adolecen de vicios, en cuyo caso no puede nunca sostenerse la desaparición de la mina como solución (sería poco menos que idiota), sino la corrección de los factores citados.
El tema de hoy:
No se justifica explotar minerales que no tienen mercado interno, sino que deben forzosamente exportarse, con el agravante de su carácter suntuario (suele hablarse en general, pero indudablemente esto último solo se aplicaría al Oro).

Bueno, en primer lugar sí tienen mercado interno (no para el total producido, desde luego), todos los hoy explotados o en proyecto lo tienen: El oro y la Plata, para joyería, amonedamiento (reservas, de las cuales tenemos hoy en Oro como 54 Toneladas, por ejemplo), electricidad y electrónica, el Molibdeno (que produce Bajo La Alumbrera junto a Cobre, Oro y Plata), para lubricantes, el Cobre para aleaciones industriales de todo tipo, el Litio para grasas, pilas y baterías, y así podemos seguir. Pero de cualquier manera, el hecho de que tengan o no mercado interno es irrelevante si pueden venderse en el mercado mundial a precios compensatorios. La soja que producimos se coloca masivamente en el mercado externo, al igual que buena parte del maíz, el trigo, el girasol, la yerba mate, la leche, la carne, los cueros, los automóviles, las cosechadoras y hasta el dulce de leche.
Es cierto que ninguno de los minerales explotados llega al estado metálico puro en el país, exportándose el Oro y la Plata en una aleación metálica impura conocida como Bullion y el Cobre como concentrado conteniendo parte del Oro y la Plata (parte se obtiene como Bullion).
En cambio si está en estado de material terminado el Molibdeno ( como Sulfuro de Molibdeno), listo para los destinos industriales varios que lo requieren.
El Uranio que se explotará en el corto plazo puede y ha sido historicamente purificado por la CNEA, aunque ignoro si se permitirá la exportación de excedentes. En este caso existe una razón estratégica (no militar, según siempre nos enseñaron las razones estratégicas, por dios) pues es uno de los combustibles cuyo uso futuro in crescendo es avisorable y depende entonces de la magnitud de reservas que el país se fije como convenientes. Desconozco lo que se planea al respecto, así que intentaré informarme e informar al respecto.
Existe una concepción vulgar que supone que uno debe guardarse el Oro, con lo que será rico.Yo no hablo aquí de economía (aunque me gusta), pero si el lector es uno de esos desde ya le advierto que si no lo cambia por otros bienes no le servirá de nada, es decir, si no lo vende, deberá comer Oro como el Rey Midas, así de sencillo. Y no será mas rico si produce mucho Oro que si produce mucho trigo, solo importa por qué cantidad de cosas puede cambiar su Oro o su trigo, y cuanto le costó producir cada uno. Y desde luego le irá mejor si produce y vende mucho de los dos.
Pero sí conozco un caso de algo que nos guardamos (no por quererlo hacer, sino por nuestro escaso desarrollo minero) y que hoy no vale nada: El asbesto.
Este material (el amianto) tuvo un uso masivo desde la revolución industrial y hasta hace pocos lustros. Se usaba como aislante térmico en edificios, industrias y en nuestras conocidas chapas de "fibrocemento". Hasta que la evidencia de que es cancerígeno y daña el aparato respiratorio (asbestosis) llevó al mundo a prohibirlo. Hoy que yo sepa solo lo producen los muy humanos comunistas ultracapitalistas de china.
El Plomo es otro metal que tuvo mercado durante siglos y hoy está en total decadencia (se produce aún, nosotros lo hacemos, pero el reciclado se ha extendido tanto y sus usos han disminuido tanto que probablemente en este mismo siglo su explotación se vuelva ínfima).
En los años transcurridos entre la segunda guerra mundial y la guerra de Corea (y en parte hasta la de Vietnam), la demanda de Tungsteno -y su precio- hicieron que la explotación de yacimientos de Wolfram (otro nombre de ese metal con el que se lo conoce en minería) tomara vuelo, sobre todo en San Luis, pero también en el Sur.Excepto Mina Los Cóndores en San Luis y Mina San Martín en Valcheta, en Río Negro, el resto se explotó en forma rudimentaria y se perdió la posibilidad de producir y exportar gran cantidad de concentrados de Wolfram. El precio y la demanda cayeron luego y no se recuperaron nunca mas. La mayoría de los yacimientos fueron abandonados y así siguen.
Lo dicho sobre el reciclado y la sustitución por otros materiales puede decirse para otros muchos (el Cobre, el Hierro, la lista es amplia). Resumiendo, como dice el refrán: La ocasión la pintan calva, hay que tomarla porque lo que hoy es negocio se resbalará entre nuestras manos en cualquier momento. Así que el argumento de que es mejor guardar bajo tierra estos minerales - recursos no renovables- para vaya a saber cuando (porque si se oponen a las minas, entonces: ¿cuándo los sacaríamos?) es cuando menos un poco flojo.
Ahora bien. ¿ Es lícito pedir que se obligue a las explotaciones futuras y se empuje a las existentes a llegar a producto terminado, metal o sales o compuestos, añadiendo valor, instalando en cercanía a los yacimientos fundiciones u otras instalaciones para lograr tal objetivo?. Por supuesto que sí, y me alegra si usted piensa esto, porque significa que ha aceptado que la mina exista, que se la supervise y que se busque obtener de su existencia el máximo beneficio para el país.
Esto va para largo, solo vimos un cachito, por ahora como diría el adalid de muchos antimineros (por lo menos a mí me suena que lo añoran), "lo dejamos ahí".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Si solo explotáramos el oro para guardarlo tendríamos que hacer como dijo Timo Tolkki (Líder de la banda de "power metal" Stratovarius): "Nosotros comemos cadenas y cagamos metal", :)
Saludos 68.

Marcos dijo...

Creo que solamente leyendo TODOS los post es posible darse cuenta que son solo "palos de ciego" a los "palos de ciego" de Proyecto Surf... Me causò mucha gracia lo referido al Wolframio dado que dejó de tener el mismo valor económico por un salto tecnológico, dado que su principal uso era en la soldadura de metales (la "autógena") donde se utilizaba Carburo de Wolframio... Dado que el oro tiene muchos más usos (Lujo, Estètica, Ingenieria Biomédica, Electrónica, Reservas, etc...) es muy dificil que se produzca una caída semejante de su valor... y así como este ejemplo hay varios más que me da fiaca transcribir... Saludos.

LolaMento dijo...

El uso que le dan al oro los extranjeros (pues estamos de acuerdo que eloro no seproduce para ser usado en Argentina) es suntuario por excelencia. ¿O no es asi?.

Y tambien se usa mucho en la timba finaciera mundial.

Aplicaciones para la vida muy poco.

68 y contando dijo...

Lola: El uso en tecnología es alrededor del 11 % y para amonedamiento y reservas se destina alrededor de un 36 %.¡Y vaya si eso no es una aplicación para la vida!
Las sociedades antiguas guardaban sal, o cacao, o ruedas de piedra tallada para moneda. No cabe duda que la sociedad moderna mejoró mucho este asunto. Lo seguro es que le guste o no a algunos, la moneda, el dinero, son elementos indispensables por ahora para la vida de las sociedades.
Pero lo importante aquí es que importa un rábano para qué lo desea el mundo, solo importa si puedo venderlo y cambiarlo por cosas que necesito. Esa es la base del imprescindible intercambio que los hombres practicamos desde la edad de piedra.

LolaMento dijo...

Si, son mas o menos las mismas cifras que da el Gold World Council. Para el 2011 fue 12% tecnología, 40% finanzas y 48% joyeria.

Lo que me sorprendió es que el oro que se obtuvo por reciclado en el 2011 (y todos los años es maso menos igual) es mas de 3 veces que el oro que se necesita para producir productos tecnológicos, (ver ORO: su uso y su origen.).

No coincido en que no debemos interesarnos en que hacen con el oro y que solo debemos ver el dinero que nos entra. Es mas, pienso que como el petroleo el oro deberia ser declarado material estrategico.

No todo es comprar y vender.