jueves, 17 de diciembre de 2009

Hay mal ambiente (IV)

Seguimos divagando sobre la chancha y los veinte en temas ecológicos.Vamos por el caso (c)
c) Chancha: Las emisiones que aportan al efecto invernadero y anexos, Veinte: Los automóviles, las motos, las lanchas, los aviones.
Los ecologistas y sus acólitos exigen la eliminación, el cierre o el abandono de los proyectos de industrias o procesos que emiten bióxido de carbono, anhidrido sulfuroso y otros. Insisto sobre esto: el cierre o el abandono de proyectos, no el aseguramiento de que se utilizen o agreguen, según el caso, las tecnologías mas modernas para disminuir el impacto. Vamos a ver nuevamente esto con respecto a generación de energía, pero ahora anotaremos : Uno de los principales, sino el principal al agente contaminante que genera efecto invernadero es el automóvil. Y colabora (aunque no es el principal agente en este caso, creo) también con la lluvia ácida. Ningún (bueno, casi ningún) ecologista renuncia ni renunciaría a su auto, moto, yate o avión - o a transportarse en ellos-, a no ser que alguien lo obligue. Y parece bastante loco que alguien insista en que no se haga algo que no dejaría de hacer sino por la fuerza.
Y parece mas loco que reclame el uso de la fuerza para que los demás cesen en algo igual a lo que él hace y para lo que no pide sanción ni cesa de hacer.
d) Chancha: El mantenimiento en estado natural de los terrenos con capacidad agrícola; la biodiversidad, Veinte: su productos. ¿Saben? Cuando anoté este punto caí en la cuenta finalmente que vengo hablando siempre de lo mismo, y no es en realidad del ecologismo, sino del mediopelismo. De las extrañas conductas y valores de este grupo social, que en argentina se identifica con la "opinión pública". Y caí en la cuenta porque este punto expone muy bien sus extrañas posturas. La misma gente que apoya entusiastamente a los empresarios agrícolas (Chacareros, que le dicen) es la que habla contra el desmonte de terrenos, que es inevitable si se potencia la agicultura con destino a la exportación,como respuesta de los productores "libres" a la demanda "libre" de los "mercados libres" (puesto que el abastecimiento del mercado interno exige una superficie menor a la mitad de la que hoy se explota) y que lo hacen precisamente los chacareros. Y de nuevo, no estoy hablando si los desmontes están bien o están mal, si producen un daño o no lo producen. Simplemente digo que es imposible comprar la chancha y quedarse con los veinte.
e) Chancha: Contra "La minería a cielo abierto", Veinte: Las ciudades, el acero, las rutas, los puentes..... (sigue a la vuelta). Aquí vamos a entrar al tema minería pero solo lateralmente, en un solo aspecto. Y este es el siguiente: Se habla contra la minería por su consumo de agua (potable, dice Argumedo, confundiendo dulce con potable y confundiéndome a mí, pues todos la reputan como profunda profesional), se habla contra la minería por la utilización de cianuro, se habla contra la minería por la utilización de otras cosas (no indican cuales, pero estoy seguro que lograrán especificarlas en algún momento) y finalmente se habla contra "la minería a cielo abierto, por la polución ambiental provocada por las voladuras". De esto solamente trataremos. La base de esto sería lo siguiente: la explotación a cielo abierto se efectúa mediante corte en forma de bancos, como si fueran enormes escaleras, digamos. Cada corte de esos escalones se hace por medio de voladuras, en algunos casos muy importantes (en otros no tanto, depende del tamaño de la explotación) y estas producen la proyección de una parte del material en forma de nubes de roca pulverizada (polvo, bah).Esta proyección siempre se trata que sea la mínima posible, no por razones ecológicas, sino porque la proyección indica un exceso en la dosificación de explosivo o el desperdicio de parte de su poder rompedor, es decir, un costo innecesario . La cuestión es que se solicita prohibir y demonizar este tipo de explotación. Los ecologistas conocieron la minería a través de Bajo La Alumbrera, Veladero y Pascua Lama, minería metalífera a cielo abierto de cobre u oro, según el caso. Así que dijeron "hay que prohibir la minería a cielo abierto", pero ignoran un pequeño detalle: Toda la producción de calizas para elaboración de cal , de cemento portland, de acero (donde se usa como escorificante) y otros varios usos (vidrio entre ellos), toda la producción de piedra triturada utilizada en la elaboración de hormigones, sobre cuyo campo de aplicación no es necesario abundar, toda la producción de Dolomitas con uso en cales, toda la producción de Cuarzo con destino a vidrio y otros, Toda o casi toda la producción de arcillas, sobre todo las destinadas a la elaboración de cemento, todas estas cosas (y varias más) se producen DESDE TIEMPO INMEMORIAL, por minería a cielo abierto mediante voladura con explosivos. Y no existe otra manera posible de hacerlo. Y produce proyección de polvo en cada voladura, una vez tras otra.
Así que resumamos: Si queremos matar a la chancha (el fin de la minería a cielo abierto), entonces no tendremos los veinte, o sea casas, rutas, puentes, hierro, vidrio, etc, etc, etc. o para resumirlo: La sociedad moderna.
Y ahora, queridos connacionales (algunos): Si los llevaron -con el Lilo Solanas como ecologista jefe- a apoyar boludeces como esta sin darse cuenta, sin informarlos u ocultándoles a sabiendas este hecho (y es igual de peligroso un ignorante que un malvado). ¿No les parece que puede ser que otras posturas ecologistas sean tan tontas o irracionales como ésta?
Así que esperando haberles sido de utilidad o por lo menos haberles amargado el día, hagamos mutis y preparémonos para el final a toda orquesta con la chancha máxima: La generación de energía eléctrica.
Arrivederci

3 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Excelente apéndice compañero.

Bueno, me voy a vivir al medio de la montaña me parece...

Esó sí, con Directv, internet y celular. Ah, y la 4x4 para ir a hacer las compras al super...

Pablo Ernesto dijo...

buena argumentación, inteligente.
pero muchos de los que nos oponemos a la mala explotación de los recursos, lo hacemos porque
1) los controles sobre los impactos son malos o nulos
2) los volúmenes de H20 que se arruinan, son grandes
3) como vos bien decís, cuestionar la minería, sin cuestionar la matriz de consumo de esta sociedad, es al pedo.
4) aparentemente (acá no estoy muy seguro) las condiciones económicas que se le brinda a las empresas son más beneficiosas que las que encuentran en otros países, donde ganan menos (este punto para mí, es el de menos, porque si te dejan plata pero te dejan un desierto -NORTE DE SANTA FE - CHACO CON EL TANINO SON UN EJEMPLO- no te sirve para una mierda...

Nos vemos!

68 y contando dijo...

Manuel el Coronel:No se me olvide de llevar marlo de choclo.
Pablo Ernesto:Efectivamente, este asunto es muy complejo y acepta muchas miradas. Te aclaro que después de la próxima entrada tengo prevista una reivindicación del ecologismo, que ha jugado también un papel positivo e importante. Yo solo planteo las contradicciones que le quitan razonabilidad, porque como decía el General "Todo en su justa medida y armoniosamente", o como dicen los jóvenes "tampoco la pavada".
Gracias a ambos.