viernes, 11 de diciembre de 2009

Hay mal ambiente (I)

Hoy vamos a comenzar con un tema peliagudo. Podría llamarse "Reflexiones acerca de la ecología, los ecologistas, el ecologismo, sus cirscunstancias, aciertos, contradicciones, historia, actualidad y perspectivas; análisis de casos ".
Como verán, conviene hacer como los padres de Belgrano: Primero le pusieron " Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano" . Cuando se dieron cuenta que al terminar de llamarlo el pendejo ya hacía rato que se les había piantado, lo simplificaron y lo dejaron en "Manuel" nomás, para beneplácito de los que debíamos estudiarlo en el futuro.
Si le erré al nombre, sepan disculparme ¿No les digo que era complicado? Bueno, todo esto era para decir que yo también voy a simplificar, y todo este menjunje se llamará "Hay mal ambiente", y como promete ser largo, éste es el (I).
Vamos a comenzar por una declaración de principios:

Declaración de principios
1) Yo creo que la contaminación y los riesgos sanitarios de muchas actividades humanas son problemas reales y merecen ser estudiados, legislados y controlados.
2) Yo creo que una cosa es estudiar, legislar y controlar, y otra muy diferente pretender que dejen de existir.
3) Yo creo que debemos aceptar que la existencia humana sobre el planeta ha producido, produce y producirá cambios y alteraciones. Intentar minimizarlas está bien. Pretender que no ocurran es iluso o malintencionado.
4) No me gusta Greenpeace.
5) No me gustan muchísimas mas cosas, pero no vienen al caso.
Fin de la declaración de principios

Para encarar este tema, invito en primer término a que nos deshagamos del mensaje.
El mensaje es lo que la "opinión pública", o sea los medios, considera bueno.
Hace algunos años (mejor, algunas décadas) el ecologismo era mal visto por la "opinión pública". Recuerdo a un derechote conocido que me decía una definición en boga entre ellos "Los ecologistas son como las sandías: verdes por fuera, rojos por dentro"
El tiempo pasó, el peligro revolucionario pasó y ,casi sin darnos nosotros cuenta, alguién decidió (la opinión pública, desde luego) que pasaron a ser los buenos, cosa de la que nos enteramos, como siempre, por la tele.
Así que debemos huir del mensaje.Puede que diga lo correcto, puede que no, pero prefiero elaborar mis propias posiciones. Ofrezco, como las heladerías de barrio "elaboración artesanal y a la vista".
Y la otra cosa que se debe hacer es huir de los ecologistas. Remedando a (no me acuerdo quien, a ver..).....¡grande Internet! remedando a Clemenceau, que dijo que la guerra era un asunto demasiado serio para dejarla en manos de los milicos, creo que la ecología es un tema demasiado serio para dejarlo en manos de los ecologistas.
Bueno, hemos delineado los carriles o andariveles por donde irán las entradas. A esta altura de las cosas algunos dirán "interesante, veamos", y otros dirán...mejor lo dejamos ahí. Por ahora es suficiente. Debo pensar como mongo sigo.
Mientras tanto recomiendo visitar el blog: http://elblogdelfusilado.blogspot.com/2009/12/defendiendo-la-mineria-1-parte.html , donde podrán ver un muy buen post sobre el tema. Y entre paréntesis, Cro Coronel ¿Para cuando la continuación?
No se vayan. Esto recién empieza y puede que hasta mejore.

2 comentarios:

jorgeda dijo...

Lindo tema para romperse el coco.
Esta interesante el Blog del Fusilado, veremos como sigue la historia.
A priori, la opinión pública mediática, como dice Ud, ha instalado que la minería es "mala" en argentina y buena o neutra en otras partes (Chile y el cobre, sin alejarnos mucho), entonces....Mmmmmm, algo no cierra, huele mal.
Segundo, mire que casualidad lo que publica hoy el blog Argenpress sobre la Universidad de Lujan referido a este tema.http://www.argenpress.info/2009/12/argentina-lujan-contra-los-fondos.html
Saludos
Daniel

68 y contando dijo...

Daniel: Te respondo recién porque estuve sin línea; en efecto el tema minería es opinable y yo pienso opinar, pero solo sobre algunos aspectos, porque soy minero de alma (semirretirado, digamos) y entiendo que puedo no mantener una opinión suficientemente equilibrada en esto.
La renuncia de la universidad de Lujan a los fondos de Alumbrera se suma a otras varias y es en realidad un tema ético general, que puntualmente está ligado a la minería.
Yo creo que los fondos de empresas deberían ser tomados, pero no por cada universidad (presupone cierto peligro de condicionamiento a la libertad académica, hay antecedentes, por ejemplo de tabacaleras que lo ejercitaron), deberían ser centralizados -por ej. por el CONICET- y luego distribuidos por éste, creo yo.