martes, 3 de enero de 2017

Quisiera Trumpearlos vea...



Hace un tiempito que la imagen de Donald Trump que transmiten algunos medios se va transformando gradualmente.
Día a día parece transmutarse en un Obama blanquito. Me refiero al Obama progre, humano, adalid de los derechos populares que la enorme gilada progresista creía ver en aquel entonces, cuando estaba por asumir allá por 2009.
Y en la gilada progresista por las dudas aclaro que incluyo a los peronistas justicialistas Kirschneristas, que les guste o no son progres y les guste o no son bastante giles según la historia lo muestra.
Porque aquel Obama negrito del que esperaban tanto, efectivamente..¡ les dio tanto!: Libia, Siria, persecución y deportación de todos los inmigrantes que no fueran requeridos para cosechar naranjas y otras esclavitudes, eternización de Guantánamo, de la intervención militar (y de las demás) en medio mundo, ataque feroz contra el proceso Venezolano y como corolario su pública expresión de satisfacción por el nuevo gobierno Argentino, dialoguista no como era la Yegüa.
El canal ruso RT tiene un programa, llamado Kaiser Report, que es de un Joni abiertamente desequilibradito pero que siempre veía yo porque es conocedor y crítico de la problemática económico financiera del Amo del Universo.
Pero indudablemente se lleva muy bien con Putin y ahora haciendo juego ve a Trump casi como un Lenin estadounidense.
Bueno. Que tipos pagados por el Estado Ruso promocionen un posible aliado para afrontar el crecimiento de China y proceder a una distribución más favorable entre ambos del mercado mundial y del poderío sobre el resto de las naciones, al pelo.
Pero que Moreno lo vea a Trump como un nuevo Pocho adventista (aunque él piensa acercarlo a PapaFran) ya se pasaría de pelotudo si no fuera que desde sus vacaciones Vaticanas Moreno se pasa de pelotudo.
Pero para completar mi desazón hace unos días el ¿periodista? Tognetti entrevistó a Anibal Fernández - una de mis pocas esperanzas K- y él se manifestó en forma parecida, dando por cierto que patoDonald Trump favorecerá en su país el renacimiento del empleo industrial, la bonanza de los trabajadores, la radicación en su país de los capitales Jonis hoy desparramados por el mundo y la protección arancelaria de la economía Joni.
Y no sólo parecen ignorar el pasado reciente, como decía, sino también no darse cuenta que Trump es ni más ni menos que un Mauricio protestante, lleno él de inversiones fuera de EEUU, nene de papá como Mauri, que vino igual que él a un mundo que su papá le había acomodado (robando esforzadamente, como todo empresario), elemental y divagante como Mauri y que no dudaría en pisar como cucarachas a los Morenos, Aníbales Fernández y hasta Mauris del mundo subdesarrollado.
Y cuando veo tanta candidez (léase boludez) en aquellos que piensan parecido a mí, en aquellos de los que dependen mis esperanzas para volver a vivir una sociedad algo, alguito, mejor que la que hoy padecemos…¡Le juro que les daría unas buenas Trumpadas, vea, a ver si se despiertan!