jueves, 12 de junio de 2014

La restricción externa (I)

















Yo estoy seguro que Cristina lee mi blog mientras toma mate.
También seguro que me lee Kisiloff. A veces imagino que a la mañana primero lee uno o dos párrafos de "El Capital" de Carlos Marx. Después le dan arcadas, lo revolea a la mierda y lee "Capitalismo y libertad" de Milton Friedman.
Queda tan embelesado que para compensar lee "Es puro verso".
Por eso, para arrimarles mis esperadas reflexiones hoy escribiré sobre algunas medidas que considero necesarias como parte de la lucha contra la llamada "restricción externa".
Probablemente alguno ignore que corno es la "restricción externa".
No es intestino perezoso o un bolo fecal, no confundir. Tampoco tiene nada que ver con la inflamación de próstata que dificulta mandar la orina al exterior.
La cosa viene así: La cantidad de divisas ( o sea dólares, la moneda del amo, aunque se aceptan mangos de otros semi amos) que se obtienen por las ventas de productos y/o servicios al exterior deben ser suficientes para pagar todos los productos y/o servicios que se adquieren del exterior, mas los giros de ganancias obtenidas por empresas extranjeras radicadas aquí (como resultado de rompernos el tujes en el mercado nacional), mas los pagos de deuda contraída por el Estado y particulares por préstamos, financiaciones, bicicletas y negociados, mas inversiones de connacionales en el exterior, mas que sé yo que más, pero mucho.
Y normalmente eso sucede siempre y cuando la cosa ande mal, porque lo que se vende al exterior es mas o menos parecido que cuando la cosa anda bien pero lo que se importa es poco porque los ciudadanos de a pie sólo gastan en yerba y azúcar.
Pero en cuanto la cosa mejora suceden cuatro fenómenos:
1- Los ciudadanos de a pie empiezan a comprar a lo loco lavarropas, autos, pilchas y porquerias varias.
2- Los señores empresarios (en Argentina tenemos como se sabe escruchantes, boqueteros, traficantes de estupefacientes, proxenetas y empresarios) deben aumentar su producción para lo cual importan mas materiales que aquí no se producen, que son casi todos.
3- Los mismos señores empresarios siempre que pueden en vez de ponerse a fabricar cosas, ocupación llena de problemas, sacrificada y cansadora (aunque los que laburan son los grones, llamados también "proletariado" en los libros que a Kisilof le dan arcadas), los señores empresarios, decía, traen del exterior todo las cosas que pueden ya hechas, producto de tecnologías sofisticadas que no poseemos, como por ejemplo ésta:
(Sofisticado perchero made in China comprado por mi hace unos días)

4- Los señores empresarios embolsan cada vez mas mosca y entonces se incrementa el conocido fenómeno de evadir divisas, muchas mal habidas (como ser evasión impositiva por ventas en negro aunque ya se sabe que la culpa la tiene el Gobierno) y otras no, pero la cosa es que los señores empresarios cambian los pesos y se llevan la mosca al exterior al punto que se estima en hasta 300.000 millones de dólares la guita de aquí que está allá, la mitad por lo menos ilegalmente.
La plebe también acopia verdosos y aunque su monto no es relevante colabora al fenómeno.
Como resultado de los puntos expuestos los dólares que entran son mas o menos los mismos pero los que salen o desaparecen son cada vez mas hasta que ya los entrantes no alcanzan y se arma el despelote, también conocido como "restricción externa".
El fenómeno se acompleja con maniobras especulativas como ser el dólar ilegal que ahora se llama blue, suponiendo que hay un retraso del tipo de cambio que deberá corregirse con una devaluación.Ya he explicado aquí que es una superchería, sólo un boludo la aceptaría.
Kisi procedió a devaluar por supuesto. Pero esa es otra historia.
A donde voy es al hecho de que deben arbitrarse tres tipos de medidas para corregir la repetitiva "restricción externa" de la economía nacional, a saber:
1-Restringir al mango (esto es, no autorizar) las importaciones no indispensables , como por ejemplo los sofisticados percheros Chinos o las papas fritas Pringles, y sobre todo las lujosas (que sólo son indispensables para los señores empresarios), como ser automóviles AUDI, para dar un ejemplo (y porque no se me ocurren otras debido a que no acostumbro a consumir cosas lujosas, tal vez por avaro o tal vez porque soy croto consuetudinario).
Esas medidas chocarán con las disposiciones de la OMC y quizás con las del Mercosur.
Pues bien, deberán ser estudiadas las maneras y en última instancia deberá mandarse a la OMC y al Mercosur a la...perdón, perdón, es pecado; bueno, digamos que debe verse.
Moreno arbitró algo de esto y se lo querían comer crudo. "Esfinge" Costa está haciendo algo similar pero con cuentagotas.
2- Forzar a los señores empresarios a agregar valor a las exportaciones. Estos muchachos no exportan el maíz con marlo, chala y todo porque no se lo agarran, son tremendamente emprendedores.
Pero no solo los nuestros. Las transnacionales que hoy explotan los yacimientos con contenidos de Cobre, Molibdeno, Cadmio, Litio y otros deben llegar al metal y aún mas allá. Aquí quería llegar y de eso hablaré (pero no hoy).
3- Promover (con un palo en el..bueno,impulsando a los señores empresarios) la sustitución de importaciones. Esto se está haciendo -Devora Giorgi trabaja bastante en ello- pero debe volverse mas obligatorio que algo a decisión de los cosos.
4-Evitar la importación de toda materia prima que pueda producirse en el país. Y aquí también quería llegar, por los minerales o sus productos intermedios que hoy se importan.
Así que ya está. Esto fué el introito. En la próxima trataré de aportar a los aspectos de los puntos 2 y 4.

Kisi, tirá a Milton. Cristina, pará con el mate. En unos días la seguimos


2 comentarios:

Ernesto Esteban Manilla dijo...

Muy bueno!
Aunque los sofisticados percheros Chinos y las sofisticadas maquinarias viales chinas y las sofisticadas motos chinas entran porque si no los chinos no nos compran soja ni a palos. Ahí si que opera la balanza comercial. hace unos años leí un artículo en ese pasquín izquierdista llamado "la nación" donde advertían acerca de las restricciones al poroto y al aceite de soja argentino en Rotterdam por problemas de royaltys y de calidad... Bueno, por eso nos vamos pa la china...

Espero las notas sobre minería!

Abrazo

68 y contando dijo...

Manilla: gracias, justamente en las próximas versaré (o sea, haré el verso) sobre metalugia y otras yerbas relacionadas. Saludos