sábado, 5 de abril de 2014

Me Doy....










Muchos recordarán –espero- las tribulaciones de Quico intentando encontrar una explicación a sucesos que no entendía.
Hasta que finalmente exclamaba ¡Me doy!, una versión acortada mejicana de nuestro “me doy por vencido”.
Hace un tiempo que el gobierno me tiene hecho un Quico. Quizás sea por ser un poco boludito como Quico, pero sospecho que en realidad se debe a que sus acciones no tienen una explicación dentro de mi escala de valores (que hasta hace poco pensaba que eran también los suyos) o de mi interpretación y valoración de los sucesos.
Esto empezó hace tiempo, con la famosa “Sintonía Fina” (que Vladimiro Ilich Kissilof reflotó hace unos días).
Siguió con la oposición de Cristina al proyecto de Recalde relativo a la participación en las ganancias (lo que implicó desconocer la justeza e imperio del artículo 14 bis de la Constitución), hizo eclosión con su nuevo Gabinete Pos Operatorio y finalmente llegó a su cúspide con la Estampida inflacionaria consensuada de Diciembre y después, la Devaluación para Todos y Todas y las medidas conexas (como ser la disminución del circulante y la elevación estratosférica de las tasas de Leo Davidovich Fábrega).Pueden ver lo descripto aquí, aquí, aquí, aquí y aquí
Bueno. Ahora han eliminado los subsidios al Gas natural de uso Domiciliario (también al de uso Comercial y al GNC, pero sólo me interesa el primero).
La existencia de los subsidios obedeció a una plausible medida cuando los del PJ decretaron el fin de la convertibilidad para acabar el desastre que con esa política habían generado al pueblo los del PJ.
Sin los subsidios al gas, la electricidad, el transporte, etc. enormes sectores de la población (nosotros, los nadies, los giles de siempre) hubiéramos sido condenados a la miseria pese al mejoramiento de las variables económicas que era esperable, debido al salto (o asalto) de los precios que supondría . Muchos estábamos entonces en la miseria, pero esta hubiera sido aún agravada.
Viva los subsidios entonces, gracias, mil gracias por haber atemperado con subsidios el quilombo que armaba el PJ para corregir el quilombo que había armado el PJ.
Pero Marx decía una frase, linda aunque boluda como casi todas las que decía, que era: “todo aquello que nace merece perecer(*).
Y convengamos. También los subsidios es lógico que terminen. Pero (diría el General) “todo a su tiempo y armoniosamente”. ¿Cómo dice?¡ Que la frase del General no era exactamente así? Bueno, digamos entonces “como diría 68 y contando”…
No parece correcto que casi al unísono con que nos rompieran el culo con la estampida inflacionaria consensuada (no conmigo, aclaremos) y nos lo remacharan con la estampida devaluatoria también nos lo recontraremachen con la estampida subsidiatoria,
Sin embargo como decía yo soy el Quico del Kirschnerismo e intenté entender y justificar -de ser posible- esta medida.
Así que me puse a ver de cuánto despilfarro inconciente del gas estamos hablando, porque el tovarich Kissilof dijo que “Es necesario avanzar en el uso racional y eficiente de la energía. En el no derroche de un recurso no renovable, como es el gas natural
Y me dije: puta con estos inconcientes derrochadores que seguro se la pasan haciendo pororo para comer mientras ven Futbol para todos, o le ponen una estufa a gas en la cucha al perrito porque hace frío, o quizás lo ventean nomás, de puro Contreras que son.
Así que eché mano de los datos estadísticos del Enargas (dicho sea de paso una joyita plausible y loable) que están disponibles para toda la problemática de producción, comercialización y consumo desde 1993 (inicio del desmantelamiento que hizo el PJ de las empresas nacionales y que originó el Enargas) para cuantificar el desmadre y poder entonces estar de acuerdo.
Lo primero que noté es que la incidencia del consumo domiciliario sobre el total del consumo aún hoy no alcanza ni siquiera a la de 1993 o 1994, pese a un leve incremento a partir de 2010, cuando recién empezó a repuntar de la debacle en la que cayó la gilada desde mediados de la debacle que llaman Menemista (también pueden decirle debacle PJ, pero por alguna razón parece que no se debe). Así que en todo caso el probable derroche y despilfarro de la plebe no ha sido ni un ápice mayor que el de los demás componentes del consumo.
Pueden verlo en el siguiente cuadro

Sin embargo soy Quico K y seguí buscando. Al observar el volumen del consumo domiciliario en estas 2 décadas (serían La Década Perdida y La Década Ganada, digamos) se evidencia un crecimiento que a la fecha representa el 86 % sobre el consumo de 1993. Como la población creció solamente alrededor del 20 % en ese período, ¡Eureka! dije (y salí de la bañera); he aquí la comprobación de que el camarada Kisiloff no es la quinta columna del neoliberalismo disfrazado de marxista de confitería!
Así que puse todo en un cuadro para escribir y dar a conocer al mundo mi complacencia. Ya que estaba agregué una columna con la cantidad de usuarios (les dije que las estadísticas del Enargas son una joya), y ya que está calculé el consumo anual promedio por Usuario. ¡Para que lo habré hecho!. Resultó que el consumo por usuario solo es hoy un 7 % superior al de 1993 y ha estado por debajo hasta 2010 en que comenzó el leve repunte hasta alcanzar en 2013 el valor que señalamos.
¿Que ocurrió entonces, cual es la razón de la sinrazón que a mi razón aqueja? Pues resulta que lo que aumentó enormemente, en proporción casi similar al aumento del volumen consumido es la cantidad de usuarios.
En el cuadro siguiente pueden apreciar los diferentes valores tomando en todos los casos 1993 como base igual a 100.
Entonces mi Quico K saltó de alegría, dejó de llorar contra la pared de la vecindad y se dispuso a dar a conocer la buena nueva: El Modelo aumentó de tal manera la cantidad de usuarios que produjo el aumento observado en el consumo, no hay tal derroche y entonces son unos boludos, pero han mejorado tanto la llegada del suministro a la población que se les puede perdonar.
Así que Quico K volcó en un gráfico los diferentes parámetros para que se evidenciara,
pero resultó (como pueden constatar en el gráfico) que la cantidad de usuarios tuvo un ritmo de incremento similar tanto durante el Menemismo como durante la Alianza o como durante el ciclo K. Nadie puede acreditarse el mérito, se debe a fenómenos de evolución de las sociedades que trascienden los “modelos”, o parafraseando a Clinton “es la urbanización estúpido”.
Carajo. Quico K lloró un rato contra el muro de la vecindad y volvió a la carga.
Es difícil entender porqué eliminan el subsidio a los mas pobres en vez de hacerlo según las escalas de consumo a fin de que cese la ayuda a aquellos que demuestran un alto nivel de consumo y por ende de ingresos. Es casi tan difícil como entender porqué les dieron a esos el subsidio cuando lo instituyeron. Y tan difícil como entender porqué lo siguieron gozando durante una década.
Pero bueno, salíamos del infierno, es fácil verlo ahora, no fue tan injusto o boludo, como parece ahora, cuando todo mejoró. Y después de todo –se dijo- para los crotos siempre está la posibilidad de bajar el 20 % el consumo y el subsidio se mantendrá ¡eso es justicia! Se dijo.
Y se puso a pensar como bajar un consumo que como vimos jamás aumentó.Por supuesto no encontró la manera, a no ser que arrumben la cocina a gas y busquen un braserito para cocinar en el patio con leña o carbón, como hace 60 años o más (la mamá de este Quico cocinaba así hasta que pudieron comprar la cocina a Kerosene, recuerdo, allá por el 48). Y que se bañen calentando una ollita con agua en el mismo brasero aprovechando el rescoldo.A diferencia de los de clase alta, que pueden apagar el Hogar a gas que adorna el living, cortarle el gas a la estufa de la "muchacha" o bajar un grado la losa radiante.O sea que el supuesto ahorro del consumo resulta ser populismo inverso.
Y Quico K (o sea yo) fue entonces hasta la pared de la vecindad, lloró largo rato y finalmente exclamó
¡Me doy!


(*) Bueno, la aseveración ni siquiera era propia de Marx. Según acabo de anoticiarme por casualidad el orígen sería el Fausto de Goethe, o sea que Goethe fué el boludo originante y Marx el boludo copiante

4 comentarios:

profemarcos dijo...

La duda es si en la cirugía le colocaron un chip "de derecha" o le extirparon el lóbulo progresista

68 y contando dijo...

Eso me pregunto, Profe.Pero..Me doy

profemarcos dijo...

Lo que falta son ejemplos positivos que enseñen a la población...

Una buena posibilidad de ahorro del 20% sería no bañarse un día a la semana.
Otra Dejar de lado las cocciones largas de cortes cómo osobuco, tortugita o azotillo, que consumen una hora del precioso gas y reemplazarlos por cortes de lomo que se cuecen mucho más rápido y con mayor ahorro.

Para el ahorro de agua (los que la tienen con medidor) pueden aprovechar con dejar de bañarse (como en el consejo de ahorro de gas) o dejar de tirar agua en el inodoro a cada uso y sólo hacerlo una vez al día.
Los fines de semana puede aprovechar uno para aguantarse las ganas hasta el lunes hasta llegar a la oficina o al colegio...

En fin, hay que buscar soluciones creativas... ¿o Kreativas?

GuillePromos dijo...

Gracias por el informe y la data. Muy ilustrativo.

por cierto, querés que la muqui cama dentro se cague de frío tambien...?

Saludos!