jueves, 29 de septiembre de 2011

Me salió un versito (XXXVII)


Fotos de La Paz
Esta foto de La Paz es cortesía de TripAdvisor

Como en este blog estamos en pleno período de Originarios y afines y comenzamos mostrando la pequeña contradicción de originarios de Bolivia que rechazan la sociedad moderna (y por ende sus productos)..pertrechados completamente con productos de la sociedad que rechazan (y en los que por ende aceptan y usufructuan la sociedad rechazada pero sin participar de sus responsabilidades), corresponde poner un verso que haga juego.Que haga juego con Bolivia, digo.
Hace unos 30 años que no visito Villazón, La Paz, Oruro, Catavi y Santa Cruz de la Sierra, todos lugares que anduve alguna vez.
Y aquí está mi recuerdo a La Paz.

La Paz

Un poncho que asoma del llano redondo.
La Paz es un poncho que cae desde El Alto,
ese plano inmenso que guardan al fondo
los gigantes pétreos del gran Tiahuanaco.

La Paz es un poncho que tapa la herida
que en el Illimani tallaron los años.
Los pies de la mole, de nieve aterida,
la manta en colores los guarda en sus paños.

La pueblan las cholas, trajinando ollas
que llenan los aires con raras fritangas
mientras en sus vientres se maduran collas
(que es de barro indio su mascara blanca)

Sus calles caminan, sus calles se suben,
se montan al cerro, se trepan al Ande
como los senderos que cortaban nubes
en lejanos tiempos del Imperio grande

La Paz ¡qué lejana la gloria del inca!
Sin embargo siempre yo siento, yo intuyo
tras de tu fachada colonial y gringa
la indómita sangre del Tahuantinsuyo.

Y como los versos mencionan a Tiahuanaco aquí les dejo un verso a Tiahuanaco (por donde también anduve) que ingeniosamente titulé "Tiahuanaco"

PD: Illimani : La montaña que se vé en la primer foto
Tahuantinsuyo : Nombre que los Incas daban al Imperio
El Alto : Zona alta de La Paz, sobre la planicie puneña (Es la zona mas
nueva y mas pobre o mejor dicho, lo era cuando yo anduve)

3 comentarios:

guido dijo...

Hermoso como escribe don 68.

Por lo demás, quizás podría considerar (solo considerar, eh, nada más que eso) la posibilidad de que el rechazo a la sociedad moderna en el cual usted funda la existencia de una contradicción no es más que un prejuicio suyo. Y que, tal como afirman los mismos marchistas, lo que allí se está planteando no es más que una exigencia de participar por medio de los mecanismos dispuestos en la constitución boliviana en esa misma sociedad, permitiendo ser parte de ese progreso y no receptor pasivo de sus desperdicios.

Clari dijo...

me gusto mucho ese poema. soy de leer mucho, a veces me siento en una mesa de las cholas y ahí me quedo hasta que cierran, algún día me animaré a tener un blog como vos y poder sacar mis pensamientos afuera

68 y contando dijo...

Gracias Clari. Animate nomás, aprovechá las posibilidades que brinda la tecnología de nuestro tiempo y sacá tus pensamientos. Algunos te seguirán. Y te hará bien así sean muchos o muy pocos. Saludos