jueves, 20 de enero de 2011

Mea culpa








Yo era comunista a los 13 años, trotzquista (PORT 4 internacional) a los 20, trotzquista disidente inactivo de los 28 hasta los 50, marxista nomás hasta los 60, y ejerzo de jubilado mascullante y soñador desde los 65.
Si algo aprendí fué que mientras yo pergeñaba la sociedad perfecta, que requería el cambio absoluto de todo, los imperfectos conciudadanos vivían, sufrían, sufrían y morían en esta imperfecta sociedad. Y algunos, a veces muchos imperfectos conciudadanos proponían pequeños cambios, luchaban por ellos y los instrumentaban sin cambiar esta imperfecta sociedad y mejoraban algo, poco, o poquito las pasajeras y sufrientes vidas de montones de otros conciudadanos.
Y cuando digo "algunos, a veces muchos imperfectos conciudadanos", me refiero a delegados que luchaban en las fábricas y sindicatos, o a católicos que ayudaban en las villas, o a señoras que regenteaban comedores comunitarios, o a abogados que defendían a los desposeídos, o vaya a saber a cuántos, de cuántos credos, de cuántas ideologías.
Y por suerte nunca esos sufrientes e imperfectos conciudadanos nos dieron la mas mínima pelota a los iluminados que les proponíamos el mundo perfecto, pero eso sí, después que la partera de la historia, la violencia (Marx dixit) ejerciera sus menesteres, lo que significaba, en la variante mas económica, la pérdida de una generación mientras se desarmaba un mundo y se armaba el otro.
Y mientras pasaba el tiempo y yo descubría que la amada Unión Sovietica era una porquería y después de hacerme trotzquista y tener la precisa para corregir los errores del experimento el tiempo siguió pasando y vine a descubrir que los trotzquistas tampoco teníamos la precisa y mas tarde que Marx (cuyo aporte en muchos sentidos sigo respetando) también se había equivocado fiero y los que lo interpretábamos más todavía.
Y hasta me alegro ahora de que nunca nos hayan dado pelota, porque sabíamos perfectamente como desarmar un mundo pero la historia ha demostrado que no sabemos como armar el nuevo.
Pero como soy cabeza dura sigo soñando con un mundo diferente.Eso sí: no tengo la mas puta idea de cual será ese mundo. Solo estoy seguro que éste es deleznable, inhumano, despreciable.
Y aquí vine a confluir con muchos (bueno, no muchos, pero bastantes) peronistas: ellos tampoco saben, pero intentan.Y algunos de ellos también quisieron cambiarlo a los sopapos y aprendieron.
Y entonces llegó Kirschner y yo, como tantos otros, sentí que hacía, que se atrevía a hacer algo, poco, muy poquito de aquello que yo creo que debe hacerse. Y ví también cuánto cuesta cambiar ese poco, muy poquito. Lo cual me lleva de nuevo al temor de que tarde o temprano llegará la partera, por la sencilla razón de que la llamarán ellos (y todos sabemos quienes son ellos), pero no para un parto sino para un aborto.
Pero no quiero creerlo y ansío que no suceda, que las vidas de tantos desposeídos sigan mejorando. Un poco. Un poquito. Y sus pasajeras vidas sean un poco. Un poquito. Un poquitito mejores.
Por eso me ofendió tanto que algunos sacaran patente de puros (tremendamente parecidos a un Stalinista, creánme) y decidieran quienes son réprobos y quienes elegidos cuando el Néstor y la Cristina, en la casi absoluta soledad en su partido, decidieran que es natural que nos juntemos los iguales, los parecidos cuando menos, aunque solo coincidamos en un trecho del largo camino, aunque no tengamos patente de peronistas, sobre todo porque hay demasiados tipos de patentes peronistas en boga y muchas (demasiadas) opuestas al "modelo" abierta o sibilinamente.
Por eso decidí patear el tablero y chau pinela.
Y para variar me volví a equivocar porque pasados unos días encuentro los comentarios y me hacen hasta sentir vergúenza de mi reacción y tengo que pedirles disculpas, agradecerles sus conceptos y volver a la carga, por lo menos hasta la próxima vez que meta la pata. Después de todo tengo una larga experiencia en esas lides.
Un abrazo a todos y gracias. Ustedes me hacen mas bien a mí de lo que yo pueda hacerle a ustedes, pero haré lo mejor que pueda.
Hasta la próxima entrada (bueno, si no me enchincho)

12 comentarios:

nilda dijo...

me gusto mucho tu comentario, se ve que estoy sensible, porque entre el encabezado y el texto, termine medio emocionada.
Sera el desbalance de la menopausia? que se yo. Lindo post. Te voy a meter en el blogroll para verte seguido.
Es casi como ser seguidor, pero mas verdadero.

Pablo P. dijo...

Que grande 68..!!!

Nunca comento pero siempre te leo y me pone muy contento que hayas decidido volver al ruedo!!

Un abrazo!!

Javier dijo...

A que te referis en el final a que comentarios que te hicieron arrepentir ?

Porque yo a Artemio no le creo ni una sola coma y desde 2009 cuando escrivia varios post en contra de heller me parece que mis coincidencias con el no van mas alla de un 1 o 2% y yo lo m,ande abiebna la mierda aun cuando siga leyendo las operaciones que el escriba

Un abrazo

Jorge Devincenzi dijo...

La construcción de una suerte de ortodoxia kirchnerista-seissieteochista me preocupa. O directamente no le doy bola. Que cada cual haga lo que puede en su lugar. Aquí lo que falta es creación de sujeto social

Anónimo dijo...

"Etiquetas: Lo demás va en esta bolsa"
De todas las etiquetas que podía usar, esta es la mejor que se le ocurrió?

Lo siento, no puedo dejar ningún comentario "serio" (como los economistas, viste?). Estoy demasiado alegre de que alguien a quien aprecio leer haya recorrido tan fugazmente 3 molestas etapas. El desgano por el mal entorno; el abandono del trabajo y; el regreso a la tarea. La última etapa generalmente no ocurre. He ahí mi alegria.

Créame cuando le digo que no merecemos sus reflexiones. La única persona que merece tales palabras es otro jubilado mascullante y soñador (aunque generalmente no se aguanten mutuamente).
Gracias por sembrar la semillita de la duda y la crítica en las cabezas de sus seguidores; tan maltratados por discursos vacios, dogmas inalterables y supremas verdades.

Saludos. Fiorde.

68 y contando dijo...

Gracias a todos.De corazón.
Javier: Me refería a los comentarios que varios hicieron en mi entrada anterior, donde anunciaba que largaba el blog, y que me han impulsado a seguir.
Saludos

Jorge Devincenzi dijo...

No lo entendí entonces. Tu trabajo sobre la minería lo hice circular por muchos lugares. Adelante!!!

Anónimo dijo...

Los quejosos cacareos de 68 no eran de simple gallina, eran para poner huevo. Gracias 68 por seguir a pesar de todo.

CJC dijo...

Gracias! Ya se lo dije 1 vez: NO SE MUERA NUNCA.

Eva Row dijo...

Don 68
yo soy la autora de Luz de Almacén. Ni loca pensaba borrarlo, lo que sí temía es que usted borrara el blog. Mire, usted puede mañana o pasado querer dejar de escribir, pero el blog no lo borre. Ya no es suyo. Es nuestro, de los lectores. Usted ha dejado una cantidad de cosas importantes que pueden cambiar a las personas que leen, como el trabajo de La Maldita Minería, que yo reproduzco en mi blog. Me agarró miedo de que borrara el blog y me puse a copiar todos los posts. Por suerte veo que no lo hizo y que sigue escribiendo, así que no voy a cambiar los links a este blog.
Respecto de la polémica peronistas vs. kirchneristas, no se preocupe, nadie tiene autoridad para dar patente de peronista a nadie. Vea mi úlitmo post sobre lo que dice Cristina, eso tiene que importarle. Está en el video.
Y Néstor Kirchner dijo "Nosotros somos los progresistas"

68 y contando dijo...

Eva: Gracias por sus conceptos. Ya superé el berrinche. Errare humanum est

68 y contando dijo...

CJC: Ante tu insistencia trataré de darte el gusto. Pero como ya te dije, sospecho que no tendré exito
Saludos a todos