domingo, 24 de enero de 2010

La maldita minería (IX)

Et tema de hoy:
Podría encararse en forma mas beneficiosa la explotación en unidades de pequeña escala y/o por laboreo subterráneo.
Este postulado obedece en realidad a dos vertientes: la ecológica y la socioeconómica. Mas de uno de los "no a la minería" y también los equipos de Lilita, nuestra esquizodiputada, cuando simulaba ser progresista, se apoyan en propuestas o postulados de un Ingeniero de minas de nombre Velásquez Álvarez, quien señala: "La Mediana y Pequeña Minería, permiten materializar procesos productivos con perfiles de vida útil, económicos y sustentables y de real valor para el país." " a través del pequeño esfuerzo productivo, que los tecnócratas no entienden y se aferran a defender economías de escala, lo real, es que de ese modo, viven el minero y su familia"
No conozco al referido Velásquez Álvarez y ni siquiera puedo dar fé de que dijo lo que dicen que dijo. Y verdaderamente me parece dudoso que un ingeniero de minas diga semejantes pelotudeces, a no ser que haya sido ganado por una secta esotérica de esas evangelistas ultramontanas, o haya sido seducido por la ideología del Kmer Rojo Camboyano. Vamos a exponer el tema en sus diferentes aspectos:
1) El técnico. Ya lo hemos indicado en entradas anteriores : Excepto en unos pocos casos no es posible elegir si uno explota un yacimiento a cielo abierto y masivamente o bien lo hace en forma subterránea. Eso depende por un lado - y fundamentalmente- de la forma misma del yacimiento (si son vetas o mantos o cuerpos con mineralización diseminada, etc), es decir El yacimiento ordena u obliga el tipo de laboreo aplicable. Y definen el tipo de laboreo accesoriamente sus contenidos valiosos por tonelada (la explotación subterránea cuesta de 3 a 6 veces mas cara que a cielo abierto). Pero éste condicionante - que define por sí o por no el tipo de laboreo aunque el yacimiento admita otras variantes- también define, en gran medida, la escala de operación, es decir, cuantas toneladas/día se extraerán y procesarán, porque el costo baja a medida que aumenta la escala de operación. Este mismo fenómeno es aplicable practicamente a todas las actividades productivas humanas, y todos los elementos descriptos son tan conocidos, su dominio debe de tal manera ser obligatorio para cualquier ingeniero que por eso no podemos creer que un ingeniero diga lo que dicen que un ingeniero dice. Pero hay otra parte del concepto que es aún mas increíble, y la veremos bajo :
2) El sociológico. El mentado hipotético postulado Velásquez Álvarez sostiene que con el pequeño esfuerzo productivo que no entendemos los tecnócratas, viven el minero y su familia, así que promovemos la minería artesanal ( lo dicen expresamente) o pequeña, y un idílico mundo de justicia y eficiencia se abrirá ante nosotros. Cuando digo seducido por la ideología del Kmer Rojo Camboyano no lo digo con un sentido sarcástico. La concepción idílica que sueña con un mundo de pequeños productores de todo (rurales, industriales, mineros), donde reina la bondad, la solidaridad, la justicia, es propia de amplios núcleos de la izquierda. Mientras es patrimonio de jóvenes ingénuos es un desperdicio, pero sin efectos prácticos. Cuando se adueñan de ella movimientos dispuestos a llevarla a la práctica , como lo hizo el Kmer, la destrucción de la organización social, sus lazos solidarios y culturales y su capacidad productiva son enormes, pero mucho peores son los millones de muertos producto de una concepción estúpida cuando es tomada en serio.
Yo podría extenderme sobre la negación de los postulados del materialismo histórico que esa postura representa, dado que normalmente sus adherentes también adscriben a tal filosofía (al mismo tiempo que la niegan en la práctica), pero no interesa ahora y aquí. Sencillamente vamos a hablar de aspectos prácticos, de consecuencias comprobables de esa modalidad productiva.
a) La minería artesanal JAMAS, y la pequeña CASI NUNCA cuentan con ninguno o varios elementos de protección personal (guantes, cascos, máscaras, botines de seguridad, botas, arneses,protectores auditivos, antiparras, anteojos de seguridad, etc). La gran minería SIEMPRE.
b) La perforación artesanal SIEMPRE y la pequeña CASI SIEMPRE perforan con limpieza de los detritus por aire. Esto requiere algo de aclaración adicional: Se perfora con martillos neumáticos provistos de barras con brocas que van tallando el agujero (donde luego se colocarán los explosivos). Es necesario ir retirando de la perforación los detritus, lo que puede hacerse inyectando a través del alma hueca de las barrenas agua o aire. Como forzosamente llega aire para hacer funcionar el martillo, pero hacer llegar agua requiere instalación adicional y el agua suele estar lejos, los pequeños usan aire. Conclusión, los operarios se enferman de silicosis, lo que significa ni mas ni menos que sus pulmones se vuelven adoquines. En la gran minería también se usa aire cuando se trata de perforar para cortar bancos (no cuando es perforación en galerías, en cuyo caso se usa agua), pero los equipos cuentan con sistemas para absorber los productos de la perforación y separarlos del aire, liberando el mismo limpio a la atmósfera.Cuando esto no es así, los operadores o bien están contenidos en cabinas aisladas, o bien cuentan con adecuadas protecciones
c) NUNCA los artesanales, pequeños y medianos tienen departamentos de seguridad e higiene, ni planes de contingencia, ni técnicos que supervisen las labores, con lo que todos los riesgos se vuelven crudas realidades muy frecuentemente.
d) Y por si todo lo anterior fuera poco, el sueño de la solidaridad de los pequeños, sueño es. Los artesanales suelen llevar a sus hijos de 8, 10, 12 años a la explotación. Los que utilizan personal lo tienen en negro, sin seguridad como vimos, y con sueldos miserables. Mientras tanto la vituperada gran minería ha producido tal elevación en los sueldos pagados en promedio en la minería que esta rama ha superado a todas las demás en incremento del nivel de ingresos en el año 2009. Los operadores en la gran minería reciben cursos de entrenamiento (no por bondad, sino por conveniencia para la empresa) que les potencian su inserción en otras ramas si se retiran o cesa la explotación (cursos de operación de excavadoras, cargadoras, camiones de gran porte, mantenimiento, etc).
e) Los artesanales, el personal de los pequeños y medianos viven siempre en alojamientos indignos, sin servicios adecuados o sin servicios de ningún tipo, sin energía eléctrica la mas de las veces, mientras en la gran minería lo hacen en instalaciones confortables, con sitios para recreación, con servicios de comedor, enfermería y atención médica.
f) La explotación pequeña o artesanal no tiene dirección técnica. En la práctica, si bien explota casi siempre vetas, ideales para minería subterránea, NO LO HACE ASÍ. Comienza a comer la veta desde la superficie hacia abajo (en vez de hacer un pique, poner un ascensor y entrar a la veta en lo profundo). Así que produce algo así como una angosta, larga, serpenteante y profunda zanja (a veces de decenas de metros de profundidad), que así queda cuando cesa la explotación del yacimiento.Normalmente cada yacimiento tiene varias vetas paralelas, así que cuando se abandona el laboreo los matorrales crecen y si uno recorre esos terrenos se topa abruptamente con esas peligrosas zanjas. De hecho todo San Luis, partes de La Rioja, Jujuy, Catamarca, Córdoba y otras están plagadas de tales trampas en cuyos fondos he visto mas de una vez cadáveres de cabras y vacas que no vieron a tiempo el peligro. Junto con tales trampas se topa uno con las ruinas de las instalaciones de procesamiento y de los campamentos, así como basurales, escombreras y depósitos de colas. Debo reconocer que a mí me atraen y me encantan esos restos, tienen algo de mágico y nostalgioso o poético. Sin embargo aterran a agrarios y oficinistas. Bueno, la gran minería está OBLIGADA a efectuar lo que se denomina Remediación, consistente en retirar al finalizar la explotación equipos y chatarra, eliminar o sellar basurales, eliminar restos de edificaciones, asegurar los diques de colas y escombreras y reconstruir (dentro de lo posible, logicamente) el aspecto original de los terrenos, para lo que se la obliga a hacer la previsión de capital y presentar a su hora el plan de remediación.
Así que si queremos resumir todo lo expuesto, podemos decir: el postulado de hoy equivale a promocionar el uso de carros tirados por bueyes para evitar los inconvenientes del transporte ferroviario.
Bien. Si creen que terminé, lamento comunicarles que por hoy sí, pero falta bastante. Ánimo.